Paul Van Assche, el seguidor del Aduanero Rousseau

lasesperanzas

Nacido en Gante (Bélgica) en 1901 este pintor soñador , irónico y , sin duda, singular, era fiel seguidor del arte naif que tuvo como máximo representante a Henry Rousseau, quien fue, como Van Assche, un tanto autodidacta . En la Escuela de Latem hizo su aprendizaje con sus contemporáneos para conscientemente abandonar las ideas de la perspectiva y las proporciones y centrarse en la figuración, el humor y su mundo cercano.

No podemos ver ninguno de sus cuadros sin esbozar una sonrisa que en alguno de los casos queda un tanto frustrada porque refleja también una parte de la estupidez humana. Su cuadro “Salvadores de la patria” con esos amigos endomingados que se reúnen todos los fines de semana en torno a una mesa de bar para aburrirse en compañía, son una critica feroz y amable a la vez a situaciones con las que se encontraba el pintor en el siglo pasado y por las que parece no haber pasado el tiempo.

niños

En “Los niños del Paraíso” el autor pinta su amor. Un amor ya en la madurez , pero que vuelve a la infancia para ser feliz y hacerse jardinero porque solo en ese marco puede plasmarse la felicidad.

caballitos
Encuentro de caballeros de Paul van Assche

“El encuentro de los padres” es un sarcasmo en si mismo. Dos caballos iguales, con dos personas vestidas de la misma forma y que se dirigen al mismo sitio, seguramente para decirse las mismas cosas.

Les dejamos aquí una pequeña muestra de sus cuadros que nunca quiso vender, puesto que era algo que para él “carecía de interés”.

 

Paul Van Assche falleció a los 99 años, con la misma ironía y candidez que reflejaba en su obra.

 

 

 

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados*